Animal cautivo

Hay que asumir que se es un animal, cautivo, entre los límites poco claros del espacio cibernético, universal, dudosamente real. Soy un animal... sólo tengo esa certeza y no me queda otra alternativa que escribir poesía para humanizarme. Tal vez debo decir solamente Escribir. Sé que no es la mejor manera para instalarse en un blog dispuesta a cazar espíritus. Pero tengo un hambre de pasión metafísica que convierte en Dios todo lo que toco.

domingo, marzo 06, 2011

Paul Gauguin, Flora Tristán y Mario Vargas Llosa


Siempre admiré la obra de Paul Gauguin (París, 1848-1903) y me gustaba tener algunas reproducciones de sus pinturas en las paredes de mi habitación de los veintitantos (casada y con hijas). Eran el símbolo de la libertad creativa y me parecía que yo era parte de sus exóticos paisajes y que incluso abordaba esos espacios cada vez que abría mis cuadernillos de poesía llenos  de incertidumbres metafísicas, protestas políticas y preocupaciones existenciales que yo anotaba con letra redonda y clara en sudorosas palabras que luego se aplanarían en el rodillo de la máquina de escribir amarilla, sufriente y silenciosa como El Cristo Amarillo de Gauguin. Me sentía parte de una hermandad incomprendida, cosa que me ocurría frecuentemente con poetas y artistas de épocas diversas. Mis hijas se encantaban con las pinturas de Gauguin comentándolas y asociándolas a juegos y rompecabezas, cosa que se volvió habitual y que les servía de inspiración a la hora de inventar cuentos o dibujar (confieso que también tenía a Van Gogh, Brueghel, Mucha, Klimt, Magritte y otros transitando por las paredes altas de las casas provincianas que con las niñas -vestidas de princesas medievales a lo Burne-Jones o Rossetti-, convertíamos en galerías itinerantes incluyendo también escenas de cuentos maravillosos como La Cenicienta, Hansel y Gretel, La Caperucita Roja y la Bella Durmiente).  Recordé que íbamos al cine a ver esas aterradoras películas Disney y que yo leía por las noches (luego de cenar con el marido doctor y conversar de política en voz muy bajita, inaudible incluso para los fantasmas) a Vargas Llosa, Cortázar, García Márquez, Poe, André Bretón, Eluard, Neruda, María Luisa Bombal, Huidobro y Rosamel del Valle entre otros escritores cuyos cuentos, novelas o poemas tenían de fondo el Mahana no atua (Día de Dios), de Gauguin.


Todo este mundo volvió a recrearse en una imagen vibrante y mágica mientras leía el libro El Paraíso en la otra esquina, de Mario Vargas Llosa. Gran libro que me hizo recuperar también la figura de la magnífica Flora Tristán (París, 1803-1844), abuela de Paul Gauguin, escritora, adelantada-visionaria y luchadora por la causa de los derechos de los obreros y la emancipación de la mujer. 




¡Qué sería del mundo sin estos personajes buscadores de rumbos y de sentidos!
.
.
.


Paul Gauguin, Mahana no atua (Día de Dios), 1894
.
.
.

7 Voces dicen:

Blogger Amanda Dice...

Querida Lila: me encantó tu comentario, tan espontáneo, sencillo y humano a la vez. Es como si estuvieras conversando con el lector (la lectora), confidenciando parte de tus ideas, gustos y apreciaciones.
Comparto la admiración por dos de los nombres. El tercero, o más bien dicho "la tercera" no la conocía y al leerte ya se me hace primordial el hacerlo.

Un beso, y gracias por lo compartido.

martes, marzo 08, 2011 10:34:00 a. m.  
Blogger fgiucich Dice...

Un hermoso recordatorio de estos tres personajes que hicieron y hacen historia. Abrazos.

sábado, marzo 12, 2011 9:38:00 a. m.  
Blogger lila Dice...

Un abrazo y saludos, amigos.

sábado, marzo 12, 2011 5:52:00 p. m.  
Blogger Cymor Dice...

Disfruté muchísimo del Paraiso en la otra esquina, seguramente porque la obra de Vargas Llosa siempre me atrapó, posiblemente porque me pierdo en sueños con los impresionistas y postimpresionistas y por sobre todo por el hermoso descubrimiento que me sigmnificó la persona de Flora Tristán.
Solo me resta darte las gracias por recrear en tu blog este hermoso momento pleno de arte.

miércoles, marzo 23, 2011 10:42:00 p. m.  
Blogger Bárbara Dice...

Estimada Profesora:

Fuí Estudiante de usted en Bachillerato de la Universidad Diego Portales. Es un agrado para mi encontrar este Blog. Además con un post sobre la novela de Vargas Llosa inspirado en la vida de Gauguin y su abuela Flora Tristán. Ambos conocidísimos por mi sobretodo: Doña Tristán. De pequeña leí Perigrinaciones de una Paría y me impresionó la crudeza del relato del Perú, Francia, la esclavitud, etc.

Espero seguir leyendo sus escritos!
Saludos cordiales
Bárbara Díaz Rivano

martes, mayo 03, 2011 8:53:00 p. m.  
Blogger lila Dice...

¡¡¡Bárbara!!!!

qué sorpresa, siempre me acuerdo de ti. Qué bueno que llegaras por aquí.

Mantengamos el contacto, ya sabes cómo ubicarme.

Un abrazo grandote.

miércoles, mayo 04, 2011 6:07:00 p. m.  
Blogger Bárbara Dice...

Profe!!!

Por supuesto ahí nos encontraremos, finalmente deberiamos tener bastante ambiente en común.

Estamos en contacto!!
Un abrazote tambien para usted!

martes, mayo 17, 2011 9:54:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home