Animal cautivo

Hay que asumir que se es un animal, cautivo, entre los límites poco claros del espacio cibernético, universal, dudosamente real. Soy un animal... sólo tengo esa certeza y no me queda otra alternativa que escribir poesía para humanizarme. Tal vez debo decir solamente Escribir. Sé que no es la mejor manera para instalarse en un blog dispuesta a cazar espíritus. Pero tengo un hambre de pasión metafísica que convierte en Dios todo lo que toco.

lunes, marzo 20, 2006

La Peste Negra

























("La copa negra", de Mauricio Vico)



La peste negra

Dicen que en ese tiempo
enloquecían cobrando las herencias
Diez muertos
en la familia desgarrada por la peste negra
oscurecían la tarde como una enredadera
que hacía crecer sobre los cuerpos en tránsito
extraños ropajes
Zapatos enroscados ajenos a su función
se convertían en riesgo y desafío
Vestimentas que materializaban
a un hombre desdoblado
mitad de negro y mitad de rojo o blanco
y rombos
y botones gigantes
y fuelles
delataban el dinero sorpresivo
La posesión inesperada
daba curso a una locura
similar a la de la fiebre del oro
en la futura América
Las calles se llenaban de invictos delirantes
que salían a desparramar
miradas y palabras y genes
Era una fiesta de disfraces
Un carnaval de calles abiertas
a la continuidad de la especie
Esperaban de mí dijeron
un bufón gritando en los estadios
y en los circos oficiales del Imperio
pero vine
y aumenté de culpas los graffitis
esperaban de mí
verme caer
de rodillas
ante la imagen
sudorosa
de un cuerpo
que fingía
ser
todo
vida

12 Voces dicen:

Blogger Qymera Dice...

En medio del baile el hombre de capa roja y máscara entró y paso hasta el último salón. Todos creíamos que allí estabamos a salvo, que la peste jamás nos alcanzaría, pero el hombre de la máscara se acercó y me dio un beso en la mejilla. Allí comenzaría mi trayecto por el camino de las alusinaciones. Sueño de E. Poe. Lila, vengo por la última parte de la historia de Caperucita. A ver cuando me la hechas.

lunes, marzo 20, 2006 11:34:00 a. m.  
Blogger Lila Magritte Dice...

Sí, leí ese cuento formidable de Poe: "La máscara de la muerte roja". El príncipe y sus magníficos invitados se encontraron con ella cara a cara y ya no había escapatoria.

Esta tarde iré con la Caperucita.

lunes, marzo 20, 2006 11:48:00 a. m.  
Blogger Colombine Dice...

me gustó volver a oir tu voz,
me gustó saber que no caiste de rodillas delante del ídolo de oro,
me gusta pensar que es posible resistir ,no sé hasta cuando.

Besos

lunes, marzo 20, 2006 5:58:00 p. m.  
Blogger fgiucich Dice...

Me gustó. Abrazos.

lunes, marzo 20, 2006 6:14:00 p. m.  
Blogger Lila Díaz Dice...

Esa peste negra llega de muchas formas.
Más de alguna vez la vi en un desfile.

besos

lunes, marzo 20, 2006 7:22:00 p. m.  
Blogger L Dice...

Los he visto también uno tras otro, conformando esa peste. Pero también he pensado que se puede resistir.

lunes, marzo 20, 2006 8:20:00 p. m.  
Blogger Paulina Dice...

Hola mi querida Lila siempre es lindo verte aparecer e iluminar mi rinconcito gracias ...
Besitos...
Paulina...

martes, marzo 21, 2006 2:38:00 p. m.  
Blogger yole Dice...

Palabras negras y vuelo alzado de no caer...
Besos.

martes, marzo 21, 2006 3:10:00 p. m.  
Blogger loi loi Dice...

Esa es tu voz Lila?? Un placer oírte ^-^

Qué difícil para el bufón tratar de mostrarse como es cuando solo se le pide ser un simple bufón...

un abrazo!!

Loida!!

martes, marzo 21, 2006 4:54:00 p. m.  
Blogger Eduardo Dice...

A veces la enfermedad que arrebata provoca en el sano la sensación de la euforia, al ver su vida un día más prolongada.

Un abrazo.

martes, marzo 21, 2006 6:20:00 p. m.  
Blogger coyota Dice...

Todos sueñan que se salvan, pero olvidan que " la peste fut notre affaire à tous"
Aullidos para todos

martes, marzo 21, 2006 7:21:00 p. m.  
Blogger Lila Magritte Dice...

Dicen que el bufón tiene la absoluta claridad de su destino. Claro que es difícil asumirlo, Loida.
Si no divierte con sus gracias al rey, le cortan la cabeza.
El desafío es día a día.

miércoles, marzo 22, 2006 9:42:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home