Animal cautivo

Hay que asumir que se es un animal, cautivo, entre los límites poco claros del espacio cibernético, universal, dudosamente real. Soy un animal... sólo tengo esa certeza y no me queda otra alternativa que escribir poesía para humanizarme. Tal vez debo decir solamente Escribir. Sé que no es la mejor manera para instalarse en un blog dispuesta a cazar espíritus. Pero tengo un hambre de pasión metafísica que convierte en Dios todo lo que toco.

miércoles, junio 28, 2006

Epílogo IV





























(Collage de Alfonse Mucha)


Epílogo IV

Aquí estoy
adentro de un cubo o una pirámide
en una burbuja
buscando un secreto bajo llave de sol
una imagen poética
pequeñísima
para que sea universal

Un poema
con letras
que no sea un acertijo
Letras que no se repitan como palabras mágicas
pero que respiren
palabras vivas que den el aliento
a lo informe
y lo hagan latir
por esos caminos que nos observan pasar lateralmente
mientras se dejan vendar
para que los sobrepasen los que están
de paso
Palabras que no sirven para señalizar
pero impresionan hasta dejar caer la cortina
o la piel

Cuando veo un bosque que crece bajo el mar me avergüenzo
Cuando el sol alarga las sombras de la vida al atardecer me avergüenzo
Cuando las cosas respiran me avergüenzo
Cuando veo multitudes me avergüenzo
Cuando miro la cordillera y no leo en el fondo del abismo me avergüenzo

Qué comunidad de miserables caminando de lado como enfermos
por los pasillos de un hospital a la espera del alta

No hay alta
Hay paso de tiempo
Hay baño compartido
Pieza compartida
Libro compartido
Legión de extras compartiendo la misma película
Caminando de lado
Pegados a la pantalla
Esa es la realidad que deja entrar en el acuerdo
de que nos encontramos de frente
Mirándonos cara a cara
Diciendo la verdad con el micrófono puesto
en una pantalla iluminada
para operar de noche
y de día
Ahí están todos de frente
Y yo los veo sobreimpresos
como una nueva máscara
Piel sobre piel


(Continuará...)

12 Voces dicen:

Blogger Qymera Dice...

En mi casa, cuando era pequeño, mi abuela tenía en la parte alta del gabinete de cocina un pomo de vergüenzas, y las tenía allí como si las estuviera encurtiendo. De vez en cuando alguién se escurría y se comía alguna. Entonces los síntomas eran evidentes: comezaban a caminar de lado y no soportaban mirar de frente. Entonces la vergüenza iba avanzando día a día y se veía como el decoloramiento de la piel iba avanzando hasta que llegaba los ojos y se ponían blancos como negra se ponía el alma. El único remedio de este mal lo conocía la abuela y lo administraba cuando ya los síntomas amenazaban con salirse de proporción -a ella le gustaba mucho contemplar estos espectáculos y quizás por eso era que dejaba el pomo bien alto para que a nosotros nos dieran más ganas de cogerlas-. La abuela nos daba un abrazo y nos sumergía en su pecho de canela, clavo y anis; entonces volvíamos a la vida, pero no podíamos evitar el desear volver a probar una vergüenza. Creo que de allí, de esa ansiedad, fue que nos salió a todos lo de poetas. Aún hoy, después de tantos años, bajo el manzano de la casa nos sentamos con todos nuestros reumas y dolores a escribirle algún poema a la abuela, que después ponemos en un baúl que llamamos: "Orgullos de nuestra abuela" y que esperamos poder entregarle el día en que volvamos a verla.
Lila, se me fue esta historia por accidente. Muy sugerente tu texto como ves. Un abrazo.

jueves, junio 29, 2006 1:20:00 a. m.  
Blogger yole Dice...

De frente nuestras miradas
en la luz de tus letras.

Besos compartidos.

jueves, junio 29, 2006 3:49:00 a. m.  
Blogger Noa- Dice...

Letras con luz propia las tuyas.

Saludos

jueves, junio 29, 2006 6:28:00 a. m.  
Blogger Lila Magritte Dice...

Armando, gracias por tus palabras y creo que voy a inaugurar ahora el pomo de verguenzas.

Abrazos a todos.

jueves, junio 29, 2006 9:39:00 a. m.  
Blogger Bohemia Dice...

Piel sobre piel o de frente, cara a cara, enfrentándonos, para que no haya vergüenzas, nada de lo que avergonzarnos y luego, caminar lado a lado, con la mirada en un mismo horizonte.

Excelente la idea de ponder el collage de Muncha. Le da un toque bellísimo a tu río de palabras. Abrazos

jueves, junio 29, 2006 12:06:00 p. m.  
Blogger grandchester Dice...

Qué vergüenza dices.
¿Por el hambre? ¡Ja!
¿Por la mirada baja? ¡No!
¿Por lo estultos? ¡Todos!
¿Por los "poderosos"? ¡Monos!
¿Por los perversos? ¡Creen que escriben versos!
¿Por los muertos inocentes? ¡No hay tales!
¿Por la cobardía? ¡Todo vale!

jueves, junio 29, 2006 8:36:00 p. m.  
Blogger Fortunata Dice...

......

Pd. estoy buscando una palabra, pero no encuentro ninguna..... mejor espero que tu sigas.

viernes, junio 30, 2006 5:35:00 a. m.  
Blogger Meigo y Druida Dice...

Oleeeeee. Pero a mi no me gusta mucho la verguenza en el sentido de quedarse sin hacer o decir algo que nos gustaria, o porque alguien nos coarta. Sí entiendo el respeto o quizás la timidez. Pero lo que admiro es a alguien capaz de contar como tu lo haces.
Un beso lleno de rosas.

viernes, junio 30, 2006 2:16:00 p. m.  
Blogger CienpiesCavernario Dice...

la vergüenza es una virtud muy bien inculcada, preguntale a mi abuela porque :P.

viernes, junio 30, 2006 2:45:00 p. m.  
Blogger Fontana Dice...

Me gusta la vergüenza. Quiere decir que algo bueno se ha hecho.

viernes, junio 30, 2006 8:00:00 p. m.  
Blogger Lila Magritte Dice...

Tengo una verguenza atávica. Algo anda muy muy mal en la historia y no he podido hacer nada...

viernes, junio 30, 2006 8:44:00 p. m.  
Blogger eduardo Dice...

la vergüenza, el mal atávico de los hombres, me supera siempre, no puedo con ella, bajo mis ojos frente a ti lila, me avergüenzo de mis tristes y pobres ropajes


besos

sábado, julio 01, 2006 6:27:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home