Animal cautivo

Hay que asumir que se es un animal, cautivo, entre los límites poco claros del espacio cibernético, universal, dudosamente real. Soy un animal... sólo tengo esa certeza y no me queda otra alternativa que escribir poesía para humanizarme. Tal vez debo decir solamente Escribir. Sé que no es la mejor manera para instalarse en un blog dispuesta a cazar espíritus. Pero tengo un hambre de pasión metafísica que convierte en Dios todo lo que toco.

sábado, octubre 03, 2009

Desgarro cósmico

















Imagen: "Desgarro cósmico", de Enrique Zañartu.


Desgarro cósmico

Lila Calderón

Cuando tuvimos nuestro primer encuentro yo no sabía de qué o quién se trataba. En todo caso nunca me ha preocupado mucho andar identificando personajes o figuras en las manchas, prefiero el misterio, pero no puedo negar que algo superior a mí, algo atávico, oscuro e irrenunciable me llevaba de vuelta a la observación de cada detalle, un trenzado, un arabesco, la textura de una estrella, un ojo, quizás una escalera de caracol con las huellas de un oleaje reciente. Y entonces, pasado el primer peldaño venía la comparación, y luego, esto se parece a esto, y si no se parece entonces es otra cosa, pero qué, y mientras se urdía la metáfora se perdía un tiempo crucial para que esa cosa sin nombre cobrará vida y lograra convertirse en algo, fatalmente parecido a algo que no existía aún. Porque si no hay semejanza, se abre mecánicamente la jaula habilitada para reducir, medir, hacer esperar al objeto —si realmente lo hubiese—, con el fin de interrogarlo hasta que hable, y para qué negar, las alucinaciones son también visitas constantes cuando me dispongo a escribir un poema o cazar una abstracción que choca contra la ventana abierta para inquietarme, como ahora, que no consigo discernir si aquello que asomaba del cuadro era una grieta o una gruta por donde se escapaba la pata de una mosca o una abeja, porque se parecían bastante, pero, además estaba el ala indudable. Luego, era un insecto. Un insecto maravilloso como Gregorio Samsa lleno de dudas que lo hacían crecer, hincharse, temer estallar, avergonzarse de ser en un espacio tan agreste como una sala de parto o de metamorfosis. Una sala de camuflajes con cortinas de vidrio drapeado y nervaduras de plomo. ¿Sería un insectario o algo así como un vitral con un ente atrapado en medio de la asfixia por un cazador de mariposas?

A pesar de luchar contra el deseo de reducir a imagen lo que se proyectaba ante mí, había algo que complicaba el panorama. Yo veía un corazón, presentía un cuerpo que luchaba por vivir y un corazón que latía aún divinamente. Una vena verde y azul transportaba el secreto. Todo era misterio, color del misterio, eco del misterio, tormenta que desgarra al primer crujido de la noche, cuando se oyen los pasos de los dioses que dan cuerda al reloj y crean alarmas para despertar a los mortales. Oí también cantar a las sirenas que perturbaban a Ulises en algún lugar de ultramar ¿o era el lamento de Colón confundido en sus rutas ante el espejismo de las perlas y las sedas?

Era muy tarde cuando descubrí que era el fósil de una araña atrapada en su tela. Una araña muerta por accidente, al cerrar la lazada con la cual tejía el puente para invadir una galaxia delatada por su luminoso gemido. Y esa cortina que cubría todo el fondo de la gruta, era miel derramada sobre una roca que cerraba la entrada al insectario donde habíamos dejado las alas, antes de cambiar de piel para salir a barrer la tierra que aún olía a pintura fresca.


13 Voces dicen:

Blogger Fortunata Dice...

La belleza atrapada, disecada, desmembrada...
!Bellisimo, Lila!
Un gran abrazo para ti

lunes, octubre 05, 2009 4:35:00 p. m.  
Blogger mentecato Dice...

Aquí nace la belleza tan simple y tan luminosa como un manantial...

Un abrazo, querida Lila.

martes, octubre 06, 2009 9:49:00 p. m.  
Blogger fgiucich Dice...

Cuánto placer me da leer textos, como este, tan bien escritos. Abrazos.

jueves, octubre 08, 2009 6:56:00 a. m.  
Blogger Colombine Dice...

maravillos texto , lila querida

cuantas noches en blanco
buscando la palabra precisa
que pueda describir algo que e
no sabemos si es la totalidadd
o un fragmento.

jueves, octubre 08, 2009 11:44:00 a. m.  
Blogger Alejandro Wasiliew Dice...

Lila... dejo un abrazo.

lunes, octubre 12, 2009 9:01:00 p. m.  
Blogger Sherezade Dice...

Permitime q te diga q haberte encontrado es una delicia.

Muchas felicidades por tu bello sitio.

Besotes!!!!

jueves, octubre 15, 2009 6:35:00 p. m.  
Blogger Alejandro Wasiliew Dice...

Gracias por el comentario. El poema salió de una herida.

Pongámonos de acuerdo por lo del libro.

Dejo otro abrazo.


ps: me encontré con veinticinco años de poesía chilena.

jueves, octubre 15, 2009 11:34:00 p. m.  
Blogger mentecato Dice...

Un abrazo una y otra vez, querida Lila.

sábado, noviembre 07, 2009 12:14:00 a. m.  
Blogger Roberto Wong Dice...

... que buena rdescripcion de lo que sientes ante una obra, gracias, soy artista visual y tengo alg8unos blogs que quizas gustes de visitar, por alla os espero y de vez en cuando caeré por aquí... saludos, Roberto Wong, viusla thinker.

viernes, noviembre 20, 2009 1:58:00 p. m.  
Blogger Therese Bovary Dice...

Hermanita, ¿dónde estará dady?

lunes, diciembre 21, 2009 11:10:00 p. m.  
Blogger lila Dice...

Gracias por sus palabras, hacen muy bien.

Felicidades.

jueves, diciembre 31, 2009 6:12:00 p. m.  
Blogger Tourangeau Dice...

wow, me encantó! esa energía que tienes con las imágenes... que ganas de poder algún día poder escribir cercano a como escribes tú, yo me entrampo

jueves, mayo 06, 2010 8:04:00 p. m.  
Blogger Manchados Dice...

Me encantó leerte, Lila...sólo alguien como tú con tu tercer ojo siempre alerta puede narrar tan bien y seguramente algo nacido de la interioridad logrando que parezca cierto. Yo te creo.


Besitos...

miércoles, julio 28, 2010 6:50:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home