Animal cautivo

Hay que asumir que se es un animal, cautivo, entre los límites poco claros del espacio cibernético, universal, dudosamente real. Soy un animal... sólo tengo esa certeza y no me queda otra alternativa que escribir poesía para humanizarme. Tal vez debo decir solamente Escribir. Sé que no es la mejor manera para instalarse en un blog dispuesta a cazar espíritus. Pero tengo un hambre de pasión metafísica que convierte en Dios todo lo que toco.

martes, marzo 28, 2006

El zorro que llegó a vivir a la ciudad

















El zorro que llegó a vivir a la ciudad
(Parte III y final)

–¿De qué se trata? agregó esperanzado el zorro.

El joven lo convenció de ver un buen psicólogo y tomarse un viaje al Caribe para recuperarse. Caminaron muy de prisa al Banco y el ejecutivo mismo le sirvió de aval. Solo hubo que llenar unos papeles y ya. El dinero estaría dentro de dos o tres días.
Cuando el zorro fue a buscar el dinero prometido, el ejecutivo le explicó que no sería posible, porque su nombre figuraba en la lista de Dicom (Circom), que es una especie de cárcel virtual, le explicó, y que el informe lo señalaba como estafador. Los delincuentes habían abierto cuentas en casas comerciales y debía millones. Habían ocupado su huella y le habían imitado la firma, así que adiós nueva piel, viajes y psicólogo.
Indignado iba por la calle el pobre zorro, con una piel de peluche y muerto de hambre, cuando se le acercaron dos policías y lo llevaron detenido por andar disfrazado de zorro asustando a la gente. Además ni siquiera tenía carné de identidad para demostrar quién era.
Al día siguiente lo soltaron por falta de méritos, pero le sugirieron buscar un abogado para arreglar su situación legal.

Estaba saliendo de la estación del metro cuando se le acercó una joven y le dijo que eligiera un boleto de raspe y gane que estaba repartiendo para promover un instituto de computación. Cansado el zorro después de mucho pensar tomó uno y al poco rato lo raspó. No podía creer que se había ganado un curso totalmente gratis para estudiar en el instituto con nombre inglés.
En el Instituto, el zorro se inscribió para tomar el curso, decidido a ganarse la vida honradamente. Pero allá descubrió que solo la matrícula era gratis y que el premio era válido solamente por ese día. Debía pagar en efectivo o cheque. Finalmente terminó firmando doce letras. Tendría el horario diurno a partir de marzo.
Cuando el zorro llegó con su hermosa mochila y unos cuadernos de colores a tomar sus clases a principios de marzo, ya no había Instituto. Desapareció de la noche a la mañana y no había rastro alguno de él. Indignado se tomó la cabeza y pateó las puertas cerradas del lugar que ahora tenía un inmenso letrero de "se arrienda".

Entonces cansado volvió a su guarida, revisó las páginas de empleos pero luego decidió ir a la Escuela de Teatro, como debía de haberlo hecho en un principio, se dijo..

–Quiero que me prueben para trabajar en "Pinocho" –dijo muy seguro de sí mismo–, conozco el papel y puedo hacerlo mejor que nadie.

–¿Experiencia anterior?, le preguntaron.

–Grandes condiciones naturales, respondió.

–Entonces haremos algunas pruebas, le dijeron impresionados por el desplante, los miembros del equipo seleccionador.

Sí, ahora sí comprobaba que las cosas estaban marchando bien. El debía volver a insistir en la representación escénica. Siempre le había gustado el papel del zorro más que el del gato en esa entretenida obra.
Los ensayos fueron breves. Realmente el zorro era buen actor y estaba feliz. Lejos quedaban los tiempos de perseguir a las gallinas. Ahora sería anunciado en grandes letreros. Tendría ropa nueva, camarín propio, correo electrónico, blog... El cine vendría después naturalmente por la relación causa-efecto.

–¿Te sientes preparado y tranquilo?, le preguntó el director de actores, mientras observaba los afiches y la publicidad que saldría a llenar las calles con el anuncio de la obra y las fotografías de los actores.

–Me sé cada parlamento –respondió el zorro–, es mi papel.

La noche del estreno, mientras hacía sus ejercicios de relajación en el camarín, llegó el primer telegrama: "Sus letras impagas han pasado a cobranza judicial, ruégole concurrir a nuestras oficinas centrales a la brevedad posible".
Ante el desconcierto y la preocupación, en la misma noche del estreno, hizo muy mal su papel. Nadie creía en su astucia y ferocidad. Más bien se diría que sudaba de nervios. Al final, los niños le tiraron cáscaras de maní y le dijeron que parecía un mono tonto.

–¡El zorro parece una gallinita ciega!, gritaban.

–¡Fuera! -decían-, no le creemos, está inventando los diálogos,
no ha leído el libro -insistían.

Cuando le cancelaron el contrato por mal actor, se enfermó y deprimió. Perdió el sueño y un día se desmayó en la calle. Despertó muy confundido en un Servicio de Salud Pública, cuando le estaban pasando un algodón con agua por la cara para despertarlo.

–Lo siento –le dijeron–, no podemos atenderlo si no deja un cheque en garantía. Le aconsejamos buscar una buena Isapre, o ingresar a un zoológico particular.

–¡Esto es demasiado! –contestó el zorro– parece que aquí nunca voy a aprender el idioma.

Entonces se retiró indignado, subió a un tren de carga y volvió al campo a perseguir a las gallinas, que cacareaban y se reían de lo lindo, le había dicho un colega, con las desgracias padecidas por él en la Metrópoli.

–¡Las desplumaré a todas! –se decía– soy un ganador por naturaleza.

Cuentan que ahora le ha crecido un poco el pelo. Que está totalmente canoso y que comenzó a escribir su biografía, en donde queda como el gran héroe de las múltiples aventuras que vivió en la ciudad.



(Ilustraciones: Ángel Antonelli)

17 Voces dicen:

Blogger grandchester Dice...

Bueno.
Regresó.
..............

viernes, marzo 31, 2006 7:00:00 p. m.  
Blogger Paulina Dice...

Ya sabia yo que mucho no aguantaria en la ciudad :-) no hay como la vida en el campo , quiza con la biografia le valla mejor quien sabe? se hace best seller y al fin se vuelve famoso? :-)
Besitos...

viernes, marzo 31, 2006 10:54:00 p. m.  
Blogger Ratoncilla Dice...

Las imagenes estan geniales y los cobradores llegaran al bosque?:-(
Espero que no ...
Un beso...

viernes, marzo 31, 2006 10:56:00 p. m.  
Blogger Lila Magritte Dice...

Yo creo que los cobradores lo van a encontrar igual. Por supuesto le van a cobrar con los intereses crecientes en proporción logarítmica, como es de costumbre.

Así es la vida, yo tomé estos sucesos de la realidad más cotidiana y cercana. Conozco zorros actores, productores truculentos, Institutos que desaparecen de la noche a la mañana, falsos boletos premiados, listas de Dicom, clínicas que no atienden a moribundos si no entregan el cheque en garantía, gallinas parlanchinas y mucho mucho más, ejecutivos bancarios que no te leen la letra chica, venta de pieles de animales, estafas por teléfono...
lo que tengo cada vez más claro es que el ser humano es mucho más violento que el animal, más voraz y competitivo y más desalmado.

No todos.

viernes, marzo 31, 2006 11:11:00 p. m.  
Blogger Fortunata Dice...

Es cierto Lila la lista es larga y todos sabemos de gente que ha sufrido como el zorro......Pero .......siempre......

EN EL PRINCIPIO

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.
(Blas de Otero)
....................... parece que al zorro como a nosotros le queda la palabra.
Yo, como creo que tu, sin el arte moririamos.

sábado, abril 01, 2006 8:39:00 a. m.  
Blogger Héctor Jorquera Dice...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

sábado, abril 01, 2006 10:22:00 a. m.  
Blogger Héctor Jorquera Dice...

Títulos posible para la biografía:

a) El zorro no tiene quien le escriba
b) El zorro que leía novelas de amor
c) 100 modos de atrapar gallinas desnudas, vírgenes y al vuelo
d) El gallinero es el límite
e) La ciudad y los zorros
f)Confieso que he zorreado
g) Yo el peor de todos
h) Tuve Dicom ¿y qué?
i) .... hasta aqui no mas llegamos

sábado, abril 01, 2006 10:22:00 a. m.  
Blogger Lila Magritte Dice...

"Tuve Dicom y qué": me parece genial, pero: "Confieso que he zorreado" es toda una declaración de principios.
No sé qué decidir, le pediré ayuda a los visitantes porque:

"La ciudad y los zorros" hace el intertexto más fuerte, quizás el que nuestro protagonista quiere mostrar.

La duda me puede hacer caer en una trampa.
A propósito: ¿has estado en Dicom?

sábado, abril 01, 2006 10:46:00 a. m.  
Blogger Qymera Dice...

A este pobre zorro lo han trasquilado más que a oveja. Moraleja: la ciudad no es el mejor sitio para realizar los sueños, puede ser todo lo contrario: el lugar de las peores pesadillas. Este es un buen ejemplo para convencer a todos los animales, que sueñan algún día con venir a la ciudad, de que allí donde están, el campo, es el mejor sitio; están a salvo y libres de todo posible abuso, aunque el granjero los ordeñe, los venda, los coma...

sábado, abril 01, 2006 11:23:00 a. m.  
Blogger Lila Díaz Dice...

Voto por el título para la biografía del Zorro: "Confieso que he zorreado". Pero alguien tiene que ir a proponérselo a él. Imagínense que él ya tenga pensado uno, como por ejemplo:
a)"La caza de los espíritus".
b)"Piel de sapa-gallina".
c)"Pantaleón en gallilandia".
d)"Todos los zorros se van al cielo".
ch)"Ají de Gallina".

Cloc...pocc.loco...co..ccó.clocplopcoco...no estoy bien de la garganta así que el cacareo no me salió tan perfecto como el del coro de gallinas de la historia de "Nadie".

sábado, abril 01, 2006 2:07:00 p. m.  
Blogger c. Dice...

l., vine a agradecer la poesía y la música que quizás llega, muchas gracias, muchas margaritas, c.

sábado, abril 01, 2006 6:06:00 p. m.  
Blogger loi loi Dice...

ay, pobre zorrito, pero es que la ciudad y los que no saben como sobrellevarla se topan con cosas muy feas.

pero bueno, ahora hasta libro escribe sobre sus aventuritas!

lo bueno fue que no murió.

un abrazo!!

loida!

sábado, abril 01, 2006 8:03:00 p. m.  
Blogger mentecato Dice...

San Francisco amaba profundamente a los hermanos menores, es decir, a los animales.

Nuestro amado zorro somos nosotros en la selva intrincada de las grandes ciudades.

Sólo nos salva la palabra de esta cofradía secreta que hemos creado como las catacumbas de los primeros cristianos.

Un abrazo.

domingo, abril 02, 2006 2:57:00 a. m.  
Blogger Eduardo Dice...

Y el apólogo vuelve con toda su fuerza milenaria, añeja... suerte que Esopo nunca se topó con Dicoms, ni academias fantasmas...

Me reí amargamente con este "burlador burlado" o debiera decir "Zorro zorreado" ?

Abrazos Lila... y a la otra Lila decirle que en cuanto recupere su genuino cacareo queda invitada a participar del coro del gran gallo gaillard.

domingo, abril 02, 2006 2:09:00 p. m.  
Blogger Lila Magritte Dice...

Algún día escribiré por qué nos impactó tanto descubrir tu música de gallináceas, Nadie.
Yo le mostré ese trabajo tuyo a muchos poetas cercanos míos que la disfrutaron y corearon también.


Y gracias a todos por interesarse en las aventuras de este zorro que ahora usa un pijama de polar.

domingo, abril 02, 2006 6:47:00 p. m.  
Blogger ЂћιřιЄЂћ Dice...

soy ganador por naturaleza... esa es la palabra

martes, abril 04, 2006 11:56:00 a. m.  
Blogger dr. Vicious Dice...

No escojas títulos que imiten obras ya famosas. Tu cuento no puede ser un remedo. De hecho es divertido y "periodístico", en la línea de la sátira.

domingo, abril 09, 2006 1:27:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home