Animal cautivo

Hay que asumir que se es un animal, cautivo, entre los límites poco claros del espacio cibernético, universal, dudosamente real. Soy un animal... sólo tengo esa certeza y no me queda otra alternativa que escribir poesía para humanizarme. Tal vez debo decir solamente Escribir. Sé que no es la mejor manera para instalarse en un blog dispuesta a cazar espíritus. Pero tengo un hambre de pasión metafísica que convierte en Dios todo lo que toco.

jueves, diciembre 29, 2005

Nubes


Eternamente sentada en las rocas, adivinaba el futuro en las algas mientras miraba desvanecerse las espumas. Presentía en el horizonte la llegada de un barco fantasma, un barco épico que al divisar mi silueta de sirena vendría a rescatarme. En ese tiempo aún no sabía de qué. Yo era una sirena sin vocación de sirena. Lo que sí sabía, a pesar de la falta de lucidez que produce la incomunicación, era que el tiempo estaba desfasado. Me lo confirmaban los ecos que caían por las tardes, anuncios acerca de otras épocas que yo dejaba rodar entre el viento y los remolinos de la noche, hasta que al fin encontraran su fuente. (Fragmento de "Diario de una Sirena")

2 Voces dicen:

Blogger Colombine Dice...

Gracias por tu visita .Bienvenida a mi espacio . Compartimos imágenes , es cierto :las nubes inconstantes , la espuma de las olas deshaciendose , las sirenas varadas e inconformes , la cabeza de Salomé que mira fijamente y nos reprocha desde la fría bandeja de plata y ,seguramente, otras muchas metáforas borrosas y cambiantes que nos ayudan a mitigar esta dolorosa lucidez.

viernes, diciembre 30, 2005 10:49:00 a. m.  
Blogger crisálida3 Dice...

Es impresionante haber podido leerlo.Presiento que yo también soy esa sirena,aquélla que espera que algo pase y que se produzca una metamorfosis.

viernes, febrero 03, 2006 4:12:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home