Animal cautivo

Hay que asumir que se es un animal, cautivo, entre los límites poco claros del espacio cibernético, universal, dudosamente real. Soy un animal... sólo tengo esa certeza y no me queda otra alternativa que escribir poesía para humanizarme. Tal vez debo decir solamente Escribir. Sé que no es la mejor manera para instalarse en un blog dispuesta a cazar espíritus. Pero tengo un hambre de pasión metafísica que convierte en Dios todo lo que toco.

domingo, enero 22, 2006

Sombras nada más












("Danae", de Gustav Klimt)


PERO HABÍA TAMBIÉN OTRA SOMBRA

Su manto era la escarcha oceánica de Atlántida
Para él quebré el reflejo de los icebergs
y juntos inventamos la frecuencia de la risa
Habíamos muerto muchas veces
en estos seiscientos años
pero él fecundaba el sol y tenía
las últimas palabras para volver a despertar
Después
elevarás plegarias en cada volantín
abrirás las ventanas de tu casa
y no estará la Alameda gritándote que cruces
Se perderán tus ojos
diseñando el argumento
con qué hacer menos burdo
el trajinar de las dudas

4 Voces dicen:

Blogger D... Dice...

Amo a Klimt...es uno de mis favoritos... y me gustaron mucho tus sombras... una sensación de eternidad... de frío que despierta los sentidos, de libertad de pájaros, de nubes, de volantines...

domingo, enero 22, 2006 7:29:00 p. m.  
Blogger c. Dice...

Klimt y el trajinar de las dudas... me gustó la combinación, es lindo y duele, algo duele...
saludos, c.

lunes, enero 23, 2006 1:05:00 p. m.  
Blogger mixtu Dice...

não conhecia klimt, obrigado/gracias por este pedacinho, é lindo, pero tive que o ler por dos vezes para o enntender na essência
beijo

lunes, enero 23, 2006 3:54:00 p. m.  
Blogger crisálida3 Dice...

La sombra siempre presente,llenando nuestras vidas y cubriéndonos de sensaciones...
Pero sus ojos nunca se perderán.
Bellísimo.

viernes, febrero 03, 2006 3:44:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home